mapas

Otra sobre mapas

Posted on Actualizado enn

“Nos hemos pasado la vida haciendo mapas, apunta Simón, y todavía no sé para qué sirven. A veces me pregunto si son tal sólo metáforas del mundo. ¿A vos qué te parece? No son metáforas, sino metamorfosis, como las palabras y como las sombras que proyectamos. Basta que un mapa dibuje la realidad para que la realidad no sea igual…” (Tomás Eloy Martinez “Purgatorio”)


Me he estado preguntado si mi afición por los mapas tiene que ver también con esta necesidad mía de estar siempre ubicado, de saber a qué atenerme y no perder el control. No llego a los extremos de un amigo mío que desperataba a media noche durante los viajes, en una cama extraña, preguntando donde quedaba el norte porque sin eso se sentía completamente impotente. En 1998, estando en Piura durante el fenómeno de el Niño y estando la ciudad parcialmente inundada y el tránsito recortado por muchas calles, iba al centro en mototaxi por dos o tres rutas (las únicas posibles) y que me dejaban en tres sitios distintos. Sólo cuando llegue a armar en mi mente los tres fragmentos de realidad que tenía y los uní uno al otro tuve una visión más completa de la ciudad en crisis y me sentí más seguro: el mapa se había reconstituido en mi cabeza…

(c) Tomado de http://www.kitezh.com
(c) Tomado de http://www.kitezh.com

Como dice Tomas Eloy Martinez, los mapas no son sólo metáforas sino que cambian la realidad. Cambian, al menos, la realidad tal como la concebimos, como la proyectamos, como la imaginamos…  Los mapas que creamos reflejan nuestras propias necesidades, inquietudes, prejuicios. No en vanos los mapas antiguos tenían dragones y monstruos mitológicos en los bordes. Hoy no tenemos esto pero las ideologías, las nostalgias o los sinsentidos se siquen reflejando en los mapas, más sofisticados pero no menos cargados de nuestra humanidad, nuestros temores y aspiraciones. Existen mapas sofisticados sobre el mundo y sus fronteras, pero ¿existe algún mapa sobre el sufrimiento humano? ¿Existe algún mapa que muestre las escuelas con necesidades insatisfechas?  ¿Existe algún mapa sobre los héroes anónimos, cotidianos?  Si bien es cierto zarpar hacia la aventura, olvidar los mapas conocidos que nos marcan y remarcan lo obvio y caminar por senderos distintos, necesitamos ir creando nuevos mapas que nos ayuden a cambiar la forma de ver la realidad, a escribir una historia distinta de la oficial…

Anuncios

Pasión por los mapas

Posted on Actualizado enn

(c) Tomado de Wikipedia Commons
(c) Tomado de Wikipedia Commons

Siempre me han fascinado los mapas. Desde que era niño buscaba los libros, enciclopedias para ver mapas de los países, de los continentes. Me han fascinado siempre los mapas antiguos, aquellos de fronteras que ya no existen. También dibujaba mapas y me inventaba países y fronteras. A lso diez años dibujaba con tiza un mapa de Europa en el patio de mi casa y, con porotos y lentejas, me imaginaba los ejércitos enfrentados por la Guerra Fría. O si no, con un avión imaginario hecho con un viejo coche de niño y un par de pizarras viejas como alas vagaba por el patio con un libro de mapas de los años 30 que encontré en la biblioteca de mi abuelo, visitando en mi imaginación sitios desconocidos de Asia o Africa colonial.

He estado pensando que este gusto por los mapas ha tenido que ver también con mi gusto con la historia, la historia de la humanidad así como con la historia particular, más cercana, la de mi propia familia. Los mapas no son sólo instrumentos para la orientación, para la navegación. Son una forma de dar cuenta del mundo en que vivimos, de la manera como entendemos el espacio y la convivencia. Los mapas tienen su belleza y nos abren a este mundo ancho y diverso. Siempre he imaginado la pasión y emoción de los primeros cartógrafos, mapeado los “nuevos” mundos, desconocidos hasta entonces en base a los relatos de los exploradores…

He encontrado otros con la misma pasión por los mapas: Explorando Mundos, Pablo Cingolani, o De Cangrejos y Ermitaños.