aficiones

Robin Williams, su legado

Posted on Actualizado enn

Robin Williams

Siempre he sostenido que “La Sociedad de los Poetas Muertos”(1989) no es el paradigma de reforma educativa que debemos esperar. Es la historia de uno contra el mundo, la del héroe o “Esperando por Supermán”. Creo en las reformas que son emprendidas por equipos, no por francotiradores, y mucho más en los sistemas escolares donde una golondrina no hace verano.

Dicho, esto, sin embargo, creo que el personaje de John Keating que interpreta el recientemente fallecido Robin Williams no deja de impresionarnos, porque encarna lo que esperamos de un buen maestro: que sea hacer brillar los ojos de sus estudiantes, encenderlos con pasión, con su pasión. Todos recordamos la escena en que Keating se para sobre el pupitre y les invita luego a que se paren, para tener una nueva visión de las cosas, para encontrar su propia voz. Pero creo que no hay escena más conmovedora que aquella en él se agacha entre las sillas, se ubica en el nivel de las miradas y crea un ambiente de complicidad: “Nosotros no leemos y escribimos poesía porque es lindo. Leemos y escribimos poesía porque somos parte de la raza humana. Y la raza humana está llena de pasión. La medicina, el derecho, los negocios, la ingeniería tienen nobles propósitos y son necesarios para vivir. Pero la poesía, la belleza, el romance y el amor, eso es lo que nos hace vivir.” Y Keating termina citando a Walt Whitman que compara la vida con una gran obra de teatro, “…y tú puedes contribuir con un verso.” Y le dice: “¿Cuáles serán sus versos?”

Creo que un buen maestro debe ser un buen conversador: contar historias convincentes y ayudar a sus estudiantes a contar sus propias historias y vivirlas.
Por eso varios otros personajes de Williams son tan entrañables, aunque no sean maestros como tales, por ser buenos conversadores: Sean Maguire, el psicólogo de “Good Will Hunting”(1997) que tiene uno de los monólogos de cine más espectaculares, en el que le dice a un joven Will (Matt Damon) la importancia de vivir las cosas por uno mismo y no sólo conocerlas de oídas o por haberlas leído en los libros. O las conversaciones de Mrs. Doubfire en la película del mismo nombre (1993), no sólo con la familia, sino en el show que monta en televisión, en que aconseja a una niña, Katie, sobre sus padres que se han separado.

Una de las conversaciones que me gustan más es aquella de la película “Awakenings” (1990) traducida en español como “Despertares” en la que el Dr. Malcom Sayer (Robin Williams) recibe en la madrugada una llamada de Leonard Lowe (Robert De Niro), el paciente que ha despertado de un largo proceso y sólo quiere hablar de la vida, de lo que nos hace humanos.

Todos tenemos, seguramente, nuestros mejores recuerdos de los personajes de Robin Williams, atados a las películas que nos gustan. Muchos de sus diálogos y frases serán siempre recordados. Porque es como los libros. Son compañeros y presencias de nuestra historia. En ese sentido, no ha muerto y su humor y simpatía nos seguirán acompañando por mucho tiempo más, como una conversación inacabada que se seguirá desplegando en el tiempo.

Anuncios

El Acta de nuestra Independencia

Posted on

Con el Acta de la Independencia
Con el Acta de la Independencia

El día lunes, en la Biblioteca de la Municipalidad de Lima, pude observar el Acta de la Independencia. Tal vez muchos no lo sepan pero el Acta fue firmada el 15 de julio de 1821, mientras que la Proclamación de la Independencia por San Martín fue el sábado 28 de julio, casi dos semanas después.

En la Biblioteca de la Municipalidad se pueden observar los folios originales del Acta, protegidos por una lámina especial que impide que las páginas se sigan deteriorando. Nos decía el responsable de la Biblioteca que se necesita una restauración mayor. El Acta fue firmada por los miembros del Cabildo y las autoridades principales, pero se encuentran también en el Archivo los cuadernos con casi 3,500 firmas de los vecinos de todos los cuarteles de Lima, lo que serían los distritos de hoy.

Acta Independencia
Acta de la Independencia del Perú

Un dato curioso: cuando se firmó el Acta de la Independencia se quiso cambiar el nombre de la ciudad, de Ciudad de los Reyes a Ciudad de los Libres, pero el nombre no prosperó.

Libros con firmas
Libros con firmas de vecinos

Sin embargo, la firma de la Independencia no fue un acontecimiento de alegría para muchos de los limeños. Según el historiador Timothy Anna, muchos de las autoridades y vecinos firmaron por miedo. Las tropas del Virrey La Serna se habían retirado hacia la sierra y sólo había un pequeño regimiento español en el Callao, en el Fuerte Real Felipe. José Luis Roca señala que, cuando llegó San Martín habían unos diez mil españoles en Lima; un año después quedaban sólo 600.
No hay que olvidar que fue el norte del Perú donde se proclamó primero la independencia: Huaura el 27 de noviembre de 1820; Lambayeque, el 27 de diciembre; Trujillo, el 29 de diciembre; Piura el 4 de enero de 1821. Y tampoco olvidemos los otros bicentenarios, dado que la gesta libertadora comenzó tan temprano como en 1811 en Tacna, con Francisco de Zela, en Huánuco en 1812 con Juan José Contreras, en Cusco en 1814 con los hermanos Angulo y Mateo Pumacahua, así como el levantamiento de los Morochucos en Cangallo en 1814.

Así como hoy, las provincias tuvieron un rol muy grande para construir nuestra nación y no podemos olvidar el empeño y compromiso de tantos hombres y mujeres que contribuyen para construir la patria que hoy tenemos.

 

Chocolate: alimento de los dioses

Posted on

(c) Tomado de Facebook
Maricel Presilla, foto tomada de Facebook

El día domingo estuve visitando el Salón del Cacao y el Chocolate en el Parque de la Reserva y tuve la oportunidad inesperada de estar en el momento de la Cata de Chocolates a cargo de la maestra chocolatera Maricel Presilla. Me gusta el chocolate pero ese día aprendí cosas que no sabía. En primer lugar, que el cacao probablemente fue domesticado en la zona amazónica, en la frontera entre Perú y Ecuador, y no de Centroamérica, como se creía. Hay evidencias que se han encontrado en la zona de Palanda en Ecuador y en parte norte de Cajamarca, en Perú que datan de más de 5,500 años.

Segundo, que hay muchas más variedades de origen que las tres que originalmente se sostenía. De ocho variedades que hay en el mundo, el Perú tiene seis.

Tercero, que el sabor del chocolate deriva de muchos factores desde que se cosecha la mazorca. La manera como se cosecha, como se almacena, como se hace secar, como se procesa o como se almacena influyen en el sabor.

También aprendí que antes de comer un buen chocolate hay que sostenerlo en la mano, oler su aroma y aguantar por algunos segundos la tentación de llevarlo a la boca.

Recordaba también ese texto de Ricardo Palma, en “Las Tradiciones Peruanas”, en que comenta esa frase “alguien de peso como el chocolate de los jesuitas” que revela como el chocolate jugó un rol interesante en la política del virreinato y de las intrigas palaciegas en España.

Debemos sentirnos orgullosos del cacao, una contribución más de nuestros países al mundo. No en vano el nombre científico que le dieron al cacao es theobroma cacao, que significa literalmente alimento de los dioses. Los peruanos tenemos que aprender a comer buen chocolate, y debería ser una nueva señal de nuestra identidad nacional. Gracias a los cacaoteros, y a todos los que están promoviendo iniciativas como ésta.

Por los viejos tiempos

Posted on Actualizado enn

Me encantó esta versión de la canción Auld Lang Syne en la película “Sex And The City”. Me puse a averiguar (Wikipedia) y aprendí que se trata de una canción una canción tradicional escocesa escrita por el gran poeta Robert Burns, del siglo XVII, que se escucha sobre todo en las fiestas de Año Nuevo o en las despedidas largas. “Auld Lang Syne” se traduce como “old long since”, es decir, “hace mucho tiempo”, aunque mejor se entedería como “por los viejos tiempos”.

Me acordé cuan significativa fue esta canción cuando era chico. Con la reforma educativa de los 70s, el gobierno de Velasco obligó a los extranjeros que estaban en los colegios a transferir la autoridad a peruanos. La primaria de mi colegio esta dirigida por una monjas norteamericanas. Así que, una mañana de diciembre, cantaron esta canción como despedida. No recuerdo los detalles pero la sensación de despedida inevitable se quedó grabada en mi alma. Para un niño de segundo de primaria era indecifrable por qué sus buenas profesoras tenían que partir.

Desde entonces, y por los diversos caminos que me ha llevado la vida, he tenido que asistir a muchas despedidas. Como decía un antiguo compañero, las personas tenemos pies y siempre podemos volver, si es que queremos. Pero hay algunas despedidas con sabor no de hasta luego, sino de hasta muy, muy luego. Y no sólo hablo de las despedidas irreversibles, las de aquellos que parten para nunca más volver, sino de esas otras con sensación de pérdida irreparable, las de amores rotos, las de viajeros que parten a otros continentes. Pero, en fin, despedirnos es parte de vivir, respiramos con los encuentros y los nacimientos, al igual que con los adioses y las muertes, las grandes y pequeñas. Por ello mismo, no dejemos de brindar y celebrar con todos ellos, nuestros personajes, los presentes y los ausentes, que, de cierto, nos encontraremos todos juntos algún día en la fiesta interminable.

Aquí otras versiones de Auld Lang Syne. Disfrútenlas: Hogmanay, McKellar.

La luna, 40 años después

Posted on Actualizado enn

(c) NASA
(c) NASA

Luego de visitar el Museo del Aire y del Espacio, en Washington DC y ver nuevamente la saga del Apolo 11 y la carrera espacial hacia la Luna, no deja de emocionarme esta experiencia, fruto de la imaginación y del trabajo en equipo de científicos, ingenieros, expertos, e incontable número de personas en todos los niveles que hizo posible esta hazaña hace 40 años con medios que hoy consideraríamos obsoletos, tomando gran riesgo, de la misma forma como hace más de 500 años Criestobal Colón entre tantos otros marineros se lanzaron a la mar en frágiles embarcaciones movidos por el deseo de encontrar nuevos mundos (y riquezas).

He estado haciendo algunas búsquedas en la web y he encontrado varios sitios con fotos, imágenes, artículos, infografías y otros que pueden aumentar nuestro interés:

Especial en el Diario El Comercio, Lima (agosto 2009).

Fotos de la Revista Life (1969)

Videos de la llegada a la luna, de la NASA.

Documental de la BBC, incluyendo diversa información y entrevistas.

Programa interactivo que recrea la experiencia del Apolo 11, realizado por el John F. Kennedy Library and Museum. Muy recomendable.

No se puede vivir sin libros

Posted on Actualizado enn

(c) Tomado de Flickr: Irene Adler
(c) Tomado de Flickr: Irene Adler

“Yo ya no puedo vivir sin libros. Dejar de leerlos, o de escucharlos si ya no puedo ver, será lo mismo que morir…” Francisco Mouat, columnista del diario El Mercurio comparte su afición y pasión por los libros en su reciente artículo “Leer, Vivir, Perder”. Comenta como, con un dinero que recibió inesperadamente una plata y se fue rápidamente a comprar libros con su hija y le compró diez de uan vez, “libros que la estimulen, que le propongan un viaje, que la hagan atravesar un mapa literario en busca de placer, felicidad, conocimiento y por supuesto nuevas dudas esenciales, preguntas sin respuesta o con muchas alternativas para elegir. No sé cuántos de esos libros serán finalmente leídos por ella, y no sé cuántos cumplirán el sueño de hacerse imprescindibles en su vida. Con que en su lectura haya unas pocas líneas felices me conformo…”

Soy también de los que se enamoran de los libros, de algunos de ellos, y me entusiasman con sus páginas. Eso me ha pasado generalmente con Vargas Llosa, con García Marquez, con Benedetti tanto en sus poemas como en sus cuentos… Los que me gustan los releo, como visitando un país que ya conozco en que siempre habrá novedades o recovecos que recorrer. Con algunos he reído a carcajadas o llorado desconsoladamente, como con los mejores de mis amigos. Algunos son clásicos reconocidos y otros son tesoros que he descubierto por azar… Como en las películas, hay algunos que comienzo a leer esperando ansiosamente una página que no deja de asombrarme…

“No se puede vivir sin libros”… Cierto, como no se puede vivir sin amigos, sin amores…

La inspiración no cae del techo

Posted on Actualizado enn

“Pienso que lo mejor será dejar que crezca el día para ir viendo hacia dónde quiere ir. Ando en busca de una novela y no aparece porque la inspiración no le cae a uno del techo, hay que buscarla, indagar, esperarla trabajando. Y tengo al menos dos libros por escribir…” (Angeles Mastretta)

 

(c) Tomado de Flickr: Tehen
(c) Tomado de Flickr: Tehen

Ciertamente, la inspiración no es automática… uno debe trabajar y dejar el espacio para que aparezca… Me he preguntado cómo promover la creatividad en mis hijos, cómo estimular sus cualidades y lo que les gusta hacer… Creo que se trata de darles la oportunidad y la libertad de explorar lo que les interesa, moverse por la intriga y no sólo por obligación. Alejandra, por ejemplo, dibuja y pinta… desde pequeña le hemos dado la oportunidad de expresar y ella ha ido mejorando su técnica y su creatividad. Es bueno que el colegio la aliente igualmente a hacer esto. ¿Pero qué de tantos colegios que lo que incentiva es copiar, reproducir lo que ven o lo que ya está en los libros de consulta?

¿Puede ser el Internet una fuente de inspiración? ¿Pueden los chicos aprender a explorar, a navegar según sus inclinaciones o inspiraciones? Creo que sí. Como en otras cosas, dejar fluir la curiosidad y la imaginación y usar las herramientas disponibles para avanzar en esta jormada personal puede ser una buena respuesta…