Mes: julio 2014

Ignacio de Loyola: solo y a pie

Posted on Actualizado enn

No hay imágenes de Ignacio peregrino. Ésta, tomada de:  http://www.cpalsj.org
No hay imágenes de Ignacio peregrino. Ésta, tomada de: http://www.cpalsj.org

El 31 de julio es la fiesta de San Ignacio de Loyola. ¿Puede un militar y cortesano del siglo XVII, luego convertido en santo, enseñarnos algo a las personas del siglo XXI? De hecho, hay algunos, como Chris Lowney que han escrito sobre el liderazgo de los jesuitas basado no sólo en su experiencia personal, sino en base a los escritos de Ignacio de Loyola, sus Ejercicios Espirituales y la manera como, en poco tiempo, creó una nueva orden religiosa que se puso al servicio de la Iglesia Católica en tiempos complicados. Ignacio fundó su Compañía de Jesús con diez compañeros escogidos uno a uno en París, y 15 años después, cuando moría, eran cerca de mil, en cuatro continentes. Francisco Xavier, uno de los primeros, había llegado a Japón y moría pocos años antes a las puertas de China.

Hay, sin embargo, una faceta de Ignacio, antes que comenzara todo esto, que es necesario rescatar. Sin ella, el Ignacio general de los jesuitas y visionario al servicio de la Iglesia no hubiese podido realizarse. Es el Ignacio peregrino, quien luego de convertirse, vagó por varios lugares de Europa y logró, incluso, como soñaba, ir a Jerusalén, con el propósito de ver los lugares santos. La situación de la época no le permitió quedarse en Tierra Santa. Estaba ocupada por los musulmanes y la relación era tensa con los cristianos. Ignacio tuvo que regresar y cambiar sus planes. Fue entonces que, para poder seguir aconsejando a otros y poder llevarlos por la ruta espiritual de los Ejercicios Espirituales, decide estudiar, primero en España, y luego de algunas dificultades, se dirige a una de las mejores universidades de la época, la Universidad de París. Allí comienza la otra parte de la historia.

Tellechea: Solo y a pie
Tellechea: Solo y a pie

Quien mejor retrata esta travesía personal y espiritual de San Ignacio es J. Ignacio Tellechea. Tiene un libro estupendo sobre su vida llamado “Ignacio de Loyola, solo y a pie”. Este Ignacio, que iba conociéndose y conociendo a Dios iba por los caminos, “ligero de equipaje”, como decía Antonio Machado, libre de espíritu, abierto a las oportunidades, con una sed de aprendizaje.

Para nuestros parámetros actuales, Ignacio no sería un modelo a seguir hasta que fundó la Compañía. Ni un caballero victorioso, ni un viajero exitoso, ni un estudiante aventajado. Pero en medio de todas las vicisitudes de la época fue desarrollando una manera de conocer a las personas, de entenderlas y acompañarlas para impulsarlas a dar lo mejor de sí. No se convirtió en erudito pero hablaba con persuasión de la fe y la pasión que lo movía. Y en medio de tiempos inciertos, aprendió a ser consecuente y a ser empeñoso en sus propósitos, con honestidad e inteligencia.

Se ha creado todo un mito en torno al llamado Papa negro, el General de los Jesuitas. Felizmente, el único jesuita que ha llegado a ser Papa, el actual Francisco I está demostrando con sus actos y sus gestos que la Iglesia puede estar más cerca de la gente.

Por ello, volvamos nuevamente a la figura de Ignacio, peregrino solo a pie. Si sabemos apreciar el camino, conversar con Dios y con nosotros mismos, podremos adquirir el valor y el conocimiento para los emprendimientos que tengamos, grandes o pequeños.

Anuncios

Mandela: el hombre y su memoria

Posted on

www.jurgenschadeberg.com
http://www.jurgenschadeberg.com

Todos hemos estado fascinados en las semanas anteriores por el jugador holandés Arjen Robben, a quienes muchos consideran uno de los mejores jugadores del Mundial de Brasil 2014.

Pero el nombre de Robben nos recuerda también otra historia, de mayor trascendencia: la de Nelson Mandela, quien estuvo prisionero por 18 años en la Isla Robben, 18 de los 27 años en total que estuvo en la cárcel. En el libro Long Walk to Freedom, Mandela cuenta como vivía allí:

“Nos levantábamos a las 5.30 con los gritos del vigilante nocturno. No teníamos agua corriente en nuestras celdas y en lugar de inodoro teníamos un cubo de hierro con una tapadera blanca de porcelana con un poco de agua para el afeitado y el lavado de manos y cara. A las 6.45 teníamos que limpiar la celda y era el único momento del día en el que podíamos hablar en voz bajita con los compañeros. El desayuno lo tomábamos en el interior de las celdas y eran gachas de cereales o maíz. Como todo lo demás en la prisión, las comidas eran discriminatorias. Los mestizos recibían una dieta mejor que los africanos. La comida era el motivo de muchas de nuestras protestas. Los vigilantes nos gritaban: ´Cafres estáis comiendo mejor de lo nunca lo habríais hecho en vuestras casas´. Trabajábamos picando piedra en el patio hasta el mediodía. No había descansos y no se nos estaba permitido bajar el ritmo. Nos daban decomer granos de maíz. A los mestizos arroz y verdura…”

Las Naciones Unidas han declarado el 18 de Julio como el Día Internacional Nelson Mandela, por la libertad, la justicia y la democracia. Creo que es justo recordar a un hombre que no es sólo modelo de luchador social y de compromiso con sus convicciones, sino que hay que recordar al estadista, al hombre que supo llevar a su país a otro nivel con la fuerza del ejemplo, la compasión y el respeto por los otros.

Sólo una persona como él era capaz de ayudar a su país a transitar de la división y el odio absoluto a la construcción de un país diverso y multicultural. Un ejemplo para los líderes de cualquier país.

Quienes han visto la película Invictus, la película de Clint Eastwood, habrán visto retratada la manera como el “Madiba” trataba a todos los que trabajaban con él, blancos o negros. El nombre de la película está inspirado en el poema de William Henley que mantuvo la esperanza de Mandela por muchos años en las terribles condiciones de Robben Island: “Soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma…”

Mandela murió el 5 de diciembre del año pasado. Pero nos sigue inspirando. Creo que hay que aprovechar este día no sólo para recordar a Mandela sino para creer que otro mundo es posible dado que hay tantas personas como él, que van más allá de sus tareas y se convierten en inspiración para otros.

El Acta de nuestra Independencia

Posted on

Con el Acta de la Independencia
Con el Acta de la Independencia

El día lunes, en la Biblioteca de la Municipalidad de Lima, pude observar el Acta de la Independencia. Tal vez muchos no lo sepan pero el Acta fue firmada el 15 de julio de 1821, mientras que la Proclamación de la Independencia por San Martín fue el sábado 28 de julio, casi dos semanas después.

En la Biblioteca de la Municipalidad se pueden observar los folios originales del Acta, protegidos por una lámina especial que impide que las páginas se sigan deteriorando. Nos decía el responsable de la Biblioteca que se necesita una restauración mayor. El Acta fue firmada por los miembros del Cabildo y las autoridades principales, pero se encuentran también en el Archivo los cuadernos con casi 3,500 firmas de los vecinos de todos los cuarteles de Lima, lo que serían los distritos de hoy.

Acta Independencia
Acta de la Independencia del Perú

Un dato curioso: cuando se firmó el Acta de la Independencia se quiso cambiar el nombre de la ciudad, de Ciudad de los Reyes a Ciudad de los Libres, pero el nombre no prosperó.

Libros con firmas
Libros con firmas de vecinos

Sin embargo, la firma de la Independencia no fue un acontecimiento de alegría para muchos de los limeños. Según el historiador Timothy Anna, muchos de las autoridades y vecinos firmaron por miedo. Las tropas del Virrey La Serna se habían retirado hacia la sierra y sólo había un pequeño regimiento español en el Callao, en el Fuerte Real Felipe. José Luis Roca señala que, cuando llegó San Martín habían unos diez mil españoles en Lima; un año después quedaban sólo 600.
No hay que olvidar que fue el norte del Perú donde se proclamó primero la independencia: Huaura el 27 de noviembre de 1820; Lambayeque, el 27 de diciembre; Trujillo, el 29 de diciembre; Piura el 4 de enero de 1821. Y tampoco olvidemos los otros bicentenarios, dado que la gesta libertadora comenzó tan temprano como en 1811 en Tacna, con Francisco de Zela, en Huánuco en 1812 con Juan José Contreras, en Cusco en 1814 con los hermanos Angulo y Mateo Pumacahua, así como el levantamiento de los Morochucos en Cangallo en 1814.

Así como hoy, las provincias tuvieron un rol muy grande para construir nuestra nación y no podemos olvidar el empeño y compromiso de tantos hombres y mujeres que contribuyen para construir la patria que hoy tenemos.

 

Chocolate: alimento de los dioses

Posted on

(c) Tomado de Facebook
Maricel Presilla, foto tomada de Facebook

El día domingo estuve visitando el Salón del Cacao y el Chocolate en el Parque de la Reserva y tuve la oportunidad inesperada de estar en el momento de la Cata de Chocolates a cargo de la maestra chocolatera Maricel Presilla. Me gusta el chocolate pero ese día aprendí cosas que no sabía. En primer lugar, que el cacao probablemente fue domesticado en la zona amazónica, en la frontera entre Perú y Ecuador, y no de Centroamérica, como se creía. Hay evidencias que se han encontrado en la zona de Palanda en Ecuador y en parte norte de Cajamarca, en Perú que datan de más de 5,500 años.

Segundo, que hay muchas más variedades de origen que las tres que originalmente se sostenía. De ocho variedades que hay en el mundo, el Perú tiene seis.

Tercero, que el sabor del chocolate deriva de muchos factores desde que se cosecha la mazorca. La manera como se cosecha, como se almacena, como se hace secar, como se procesa o como se almacena influyen en el sabor.

También aprendí que antes de comer un buen chocolate hay que sostenerlo en la mano, oler su aroma y aguantar por algunos segundos la tentación de llevarlo a la boca.

Recordaba también ese texto de Ricardo Palma, en “Las Tradiciones Peruanas”, en que comenta esa frase “alguien de peso como el chocolate de los jesuitas” que revela como el chocolate jugó un rol interesante en la política del virreinato y de las intrigas palaciegas en España.

Debemos sentirnos orgullosos del cacao, una contribución más de nuestros países al mundo. No en vano el nombre científico que le dieron al cacao es theobroma cacao, que significa literalmente alimento de los dioses. Los peruanos tenemos que aprender a comer buen chocolate, y debería ser una nueva señal de nuestra identidad nacional. Gracias a los cacaoteros, y a todos los que están promoviendo iniciativas como ésta.