Yo blogueo, ¿y tú?

Posted on Actualizado enn

(c) David Horsey
(c) David Horsey

!Es verdad, hay que reconocerlo! No es tal vez que esperemos ganar dinero con nuestro blog, pero esperamos que lo lean, que de vez en cuando nos envíen alguna apreciación, algún comentario. Y revisamos, con mayor o menor frecuencia, las estadísticas de visitas. Pero la verdad es que, tal como lo hacemos nosotros mismos, a veces sólo pasamos raudamente o incluso sin mirar los blogs de otros, y mucho menos tenemos tiempo para hacer comentarios. Es cierto que, alguna vez, algún post nos impresiona, nos ofrece una perspectiva nueva que no habíamos tenido, o conecta con alguna fibra interior, algún sentimiento olvidado o algún aroma recóndito (al mismo estilo de Proust) pero eso es la excepción que confirma la regla. Una aguja en un pajar. Una pepita de oro en el río. Sin embargo, tal vez sea eso lo que nos anime a seguir escribiendo. Saber que de alguna manera, en algún momento y sin saber cómo (lo mismo que la vida) podemos influir en la vida de otro, de otra, y abrirle un pedazo de cielo, animarlo a recorrer caminos nuevos, tocar una fibra interior, provocar la curiosidad, la intriga personal que dispare la creatividad, la búsqueda personal.

Anuncios

Un comentario sobre “Yo blogueo, ¿y tú?

    Luis escribió:
    29 septiembre 2009 en 6:19 am

    mmmmmm… pero hay blogs, como este, donde el torrente trae mas pepitas de oro de las que caben en la alforja personal, lo que si es inusual es que alguien detenga su tren de alta velocidad en seco para dejar un posit pegado en tu pantalla, eso es inapreciable…

Los comentarios están cerrados.