El regalo es lo de menos

Posted on

(c) Tomado de http://musicados.blogspot.com/
(c) Tomado de http://musicados.blogspot.com/
Visitando el blog de Iñigo Barreiro, me encuentro con estas caricaturas de Faro sobre temas del hogar y la escuela. Me recordó la manera como mis hijos, sobre todo cuando eran más pequeños, se entusiasmaban tanto con el papel de regalo que a veces se olvidaban del mismo regalo que iba dentro. Sin embargo, no es una cuestión de niño. La cultura del envoltorio es tan potente que nos encontramos todo un mundo de consumidores que se dejan llevar por las presentaciones y no tanto por el producto en sí: autos, televisores, alimentos, libros. En muchos casos la caja, la tapa, la marca es lo único que cuenta… Nos encandilamos, como los niños, por lo que brilla, lo que ofrece prestigio, juventud, vida saludable, entendimiento. Puede ser lo mismo con las personas: nos quedamos en su aspecto físico, en sus títulos o cartones académicos, en la elegancia de su traje, en su forma complaciente o persuasiva de conversar o discutir. No creo que se trata de un asunto de fondo y forma. La forma también es parte de la realidad, pero no lo es todo… Y es algo que podemos enseñar a nuestro hijos desde pequeños. Ir más al fondo, no dejarse engatusar, ser críticos, esperar lo mejor. Tal vez así no se queden con el papel del regalo y tiren los verdaderos regalos que la vida nos va ofreciendo a lo largo de los años…

Anuncios