Permisos iguales, responsabilidades compartidas

Posted on

(c) Tomado de http://www.igualeseintransferibles.org/
(c) Tomado de http://www.igualeseintransferibles.org/

Encontré en la web esta magnífica iniciativa en Europa que busca “reivindicar la igualdad de permisos entre hombres y mujeres, poniendo así fin a uno de los factores en que se asienta la discriminación laboral de las mujeres y la desigual distribución de las tareas y responsabilidades extralaborales”.

Esta es, por ejemplo, la petición que se ha hecho al Parlamento Europeo que ha propuesto ampliar la duración mínima del permiso de maternidad desde 14  hasta 18 semanas y en la que ni se menciona un periodo mínimo de permiso de paternidad,

“Las personas abajo firmantes expresamos nuestra preocupación por la persistente desigualdad entre los permisos de maternidad y paternidad, que refleja la concepción de que son las mujeres las que deben ocuparse prioritariamente del cuidado.

Apelamos a la reiterada apuesta del Parlamento Europeo por la igualdad de género. Actualmente, y más aún en el periodo de crisis económica en el que nos encontramos, proteger los empleos de las mujeres exige que estas no estén marcadas con la etiqueta de ‘menos disponible’ para el trabajo asalariado. En la vida familiar, para avanzar hacia la eliminación de los roles diferenciados de género, es necesario que los padres puedan ocuparse del cuidado de sus bebés igual que las madres. Afortunadamente la sociedad ya ha apostado por la corresponsabilidad en el cuidado, pero para que los hombres puedan ejercerla es necesario que se les conceda su permiso y prestación de paternidad al mismo nivel que a la madre.

Creemos que el permiso del padre debe ser individual e intransferible, como lo son los demás derechos laborales y de Seguridad Social basados en cotizaciones personales. La experiencia ha demostrado que los hombres no disfrutan los permisos que pueden transferir a las mujeres, ya sea por razones de educación o por presión de las empresas. Por otro lado, todas las mujeres se ven penalizadas por las mayores ausencias laborales de las madres. Una vez que ambos progenitores tengan permisos iguales e intransferibles, podrían aumentarse estos permisos al unísono sin perjudicar el objetivo de igualdad. Mientras, aumentar el de maternidad sería agravar aún más las diferencias.”

He pasado por esta experiencia, como padre, de no poder acompañarlos plenamente en los primeros días de nacido. He sido testigo, también, de como mi esposa ha tenido que lidiar con asuntos laborales y tener que “re-engancharse” luego de la licencia o descanso, no siempre en condiciones iguales o mejores. Pero, sobre todo, reivindico este derecho que tenemos como padres de estar con nuestros hijos en esos primeros días, que son muchas veces de amanecidas, angustia. Es difícil enfrentar el trabajo con pocas horas de sueño, o con el sentido de culpa porque es la madre la que lleva no sólo la lactancia sino gran parte del cuidado mientras uno está fuera. Y qué mayor es el reto en este país en que sólo una fracción tiene un trabajo formal y estable…

Anuncios