Benedetti se fue para dejarnos todo

Posted on

BenedettiHa muerto el maestro, el poeta de la alegría, de los Inventarios, de la primavera con esquina rota. El diario El País, como tantos otros harán en estos días, le hace un pequeño homenaje: “Era un hombre insobornable, el más comprometido de su tiempo. Su muerte deja en silencio mustio su época, su ejemplo y la raíz de sus versos. Pero los muchos que le cantan no lo dejarán, como él decía del verdadero amor, en lo oscuro.”

Angeles Mastretta, cuyo blog siempre sigo, cuenta igualmente cómo lo conoció, cómo fue que terminó comentando su libro “Mal de amores” en Madrid. “Quedamos de vernos, pronto, en Montevideo. ¿Cuando es pronto? A mí se me hace tarde siempre, dejé pasar doce años. Ahora, tendré que ir, a ver si me lo encuentro y caminamos, en la calle, codo a codo…”

No, yo nunca tuve el honor de conocerlo personalmente, ni entrevistarlo, ni seguir ninguna de sus clases y conferencias. Pero, como a muchos, su poesía y su narrativa están tejidas con mi memoria, con mis andares. “Primavera con esquina rota” me conmovió con el retrato del exilio, el amor y el desamor de los heridos y contusos de la dictadura, aunque con esa nota de inocencia y lucidez que es Beatriz, la gurisa… “La tregua” es otra de sus obras maestras, de un amor que inunda la vida gris de un hombre resignado a la soledad, pero que no dura, que fue sólo una flor en el desierto. He leido cada uno de los poemas de amor de los Inventarios y “El Amor, las Mujeres y la Vida”, así como “Andamios”. En todos ellos he encontrado siempre esperanza, luz, piedritas en la ventana que de vez en cuando lanza la alegría. Por todo ello, y porque sé que vives y seguirás viviendo en tu poesía… salud, Mario, “hasta que lloremos de tanto volver” como decía Vallejo…

Anuncios

Un comentario sobre “Benedetti se fue para dejarnos todo

    demry escribió:
    18 mayo 2009 en 11:55 pm

    …la única constante de su espacio, quedará para siempre en mí, doliente, silenciosa…quedará en mí su corazón inerte y sustancial, su corazón de una promesa única, en mí que estoy entéramente sola sobreviviéndole… MBenedetti.

    …qué dolor sin sitio…

    Demry

Los comentarios están cerrados.