Pasión por los mapas

Posted on Actualizado enn

(c) Tomado de Wikipedia Commons
(c) Tomado de Wikipedia Commons

Siempre me han fascinado los mapas. Desde que era niño buscaba los libros, enciclopedias para ver mapas de los países, de los continentes. Me han fascinado siempre los mapas antiguos, aquellos de fronteras que ya no existen. También dibujaba mapas y me inventaba países y fronteras. A lso diez años dibujaba con tiza un mapa de Europa en el patio de mi casa y, con porotos y lentejas, me imaginaba los ejércitos enfrentados por la Guerra Fría. O si no, con un avión imaginario hecho con un viejo coche de niño y un par de pizarras viejas como alas vagaba por el patio con un libro de mapas de los años 30 que encontré en la biblioteca de mi abuelo, visitando en mi imaginación sitios desconocidos de Asia o Africa colonial.

He estado pensando que este gusto por los mapas ha tenido que ver también con mi gusto con la historia, la historia de la humanidad así como con la historia particular, más cercana, la de mi propia familia. Los mapas no son sólo instrumentos para la orientación, para la navegación. Son una forma de dar cuenta del mundo en que vivimos, de la manera como entendemos el espacio y la convivencia. Los mapas tienen su belleza y nos abren a este mundo ancho y diverso. Siempre he imaginado la pasión y emoción de los primeros cartógrafos, mapeado los “nuevos” mundos, desconocidos hasta entonces en base a los relatos de los exploradores…

He encontrado otros con la misma pasión por los mapas: Explorando Mundos, Pablo Cingolani, o De Cangrejos y Ermitaños.

Anuncios

3 comentarios sobre “Pasión por los mapas

    Lucho escribió:
    19 marzo 2009 en 9:30 pm

    los mapas que me gustaban de niño eran los que aparecian en las peliculas como telon de fondo al desplazamiento de un auto o una carreta, amarillentos y con trazos gruesos, porque siempre eran el preludio de algún encuentro emocionante, algún giro inesperado en la historia o algún desenlace previsible pero muy deseado… bonita afición, que diría Max Hernández de esa predilección por las fronteras? buscaré la palabra “mapa” en mi gran libro de los sueños…

    Fernando escribió:
    22 marzo 2009 en 12:22 pm

    Gracias, Luchito, por tu comentario… Como dices, los mapas en las películas han sido un artilugio para mostrar los cambios en el espacio, de la misma manera como, con otras técnicas se muestra el paso del tiempo. Debe haber sido muy emocionante cuando los mapas eran aún incompletos y había que mapear zonas poco conocidas…

    Rosa escribió:
    2 abril 2009 en 5:06 am

    Cuando viajo siento que una parte del mapa mundial se ilumina para mí. Finalmente ya sé qué era lo que había en ese lugar ignoto y marcado por las coordenadas.
    A mi lo que me fascinan son los globos terraqueos. Recuerdo que cuando era chica me encantaba entrar en el cuarto de mi tía Ida y quedarme horas mirándolo, calculando la hora que es en cada lugar, midiendo la distancia con mis manos. Nunca me compré uno, pero acabo de regalarle un globo terraqueo a Carlos Alberto, mi sobrino de 4 años.

Los comentarios están cerrados.