Recordando a Susan Sontag

Posted on

“I’m alive… I’m beautiful … What else is there?” Susan Sontag

Susan Sontag y su hijo, David Rieff
Susan Sontag y su hijo, David Rieff

Tomas Eloy Martínez, en su blog en el diario El Mercurio, de Chile, comentaba sobre la reciente publicación de los primeros diarios de Susan Sontag, quien murió en diciembre del 2004, luchando contra el cáncer. Los diarios fueron publicados por su hijo, David Rieff, y han recibido comentarios diversos. No deja de ser interesante, sin embargo, reflexionar sobre la vida de esta mujer, periodista y activista que nos regaló una serie de obras tales como “Contra la Interpretación” (1966) o “La enfermedad y sus metáforas” (1977).

Susan Sontag pasó su vida luchando contra el cáncer. Primero contra un cáncer a la mama, luego contra un cáncer al útero, y finalmente, un tipo de leucemia que terminó con ella. Sin embargo, ella no esperaba morir tan pronto. Por ello no dio instrucciones sobre sus diarios. Me ha llamado mucho la atención algo que escribió Rieff en el libro sobre la larga enfermedad de su madre, “Swimming in a Bed of Death” (Nadando en un Lecho de Muerte), que cito a continuación, a pesar de que es un fragmento largo:
“No sé bien, pero tengo la impresión de que ella vivió siempre en el futuro. Durante su infancia, que fue profundamente infeliz, ella fantaseaba con su futura existencia como adulta, inquieta sobre su familia de la cual ella se sintió siempre distante. Y durante su intenso pero finalmente desordenado e imposible matrimonio con mi padre, creo que ella fantaseaba con una vida independiente en Nueva York, la vida de una escritora, no la de una académica, que era lo que ella era. Como ensayista, ella soñaba con la novela que escribiría. Y así, una y otra vez, veo la trayectoria de su vida y el sentido de futuro marcando toda ella. Y seguramente la única manera de aceptar la muerte es vivir el presente. Si tú estás en el tercer acto y esperas dos más por venir, la perspectiva de un final apurado es algo que no se puede aceptar. No hay forma que uno se reconcilie con ello. Ciertamente, ésta es la forma que fue para mi madre. Ella no podía aceptar morirse hasta el último mes de su vida. E incluso entonces. En cambio, a lo largo de toda su enfermedad, ella estaba todavía interesada en hacer listas de restaurantes, libros, citas y hechos, escribiendo proyectos y planeando viajes, todo lo cual yo vi era su forma de luchar hasta el final por un pedazo de futuro.” (traducción propia)

Vivir en el futuro… Creo que Susan Sontag fue siempre una inconforme con su vida. Esta fue su mayor virtud pero también su debilidad. Vivir siempre esperando algo es nunca estar satisfecho con el presente, disfrutarlo, saborear lo propio, lo presente, lo único real. Ella luchó tercamente pero no podía aceptar irse y estaba planeando lo que haría en ese después que nunca llegó. Morirse es un misterio. Pero vivir a gusto con la propia vida lo es mucho más. Y es algo que nos tarda toda una vida en aprenderlo.

Anuncios