Detrás de las tetas asustadas

Posted on Actualizado enn

FILM-BERLIN/Mi amiga Mabe ha publicado un post extraordinario en su blog, Lo que me sale del forro, a propósito del triunfo de la boxeadora peruana Kina Malpartida y el reciente premio a la película “La teta asustada” de Claudia Llosa.  Mabe dice:  “Me gustaría saber si las mujeres de la teta asustada, y las hijas de las mujeres de la teta asustada ven el triunfo de Claudia Llosa como el triunfo de una mujer peruana. Si se sienten representadas. Si las mujeres víctimas de la violencia en todas sus formas, sexual, psicológica, urbana (baste con viajar en micro para saber a qué me refiero), en fin, de todas las violencias habidas y por haber, si esas mujeres desearían enfundarse en los guantes de la Malpartida para arremeter a puñetazos contra el mundo y superar sus frustraciones… ”

Mabe aborda un tema complejo, que está en las raíz de todas nuestras contradicciones como país, aquellas que quisiéramos enterrar y que no salgan, mucho más luego de estos años de triunfalismos, de crecimiento de la economía a 9%, de malls sembrándose por todas partes, de este discurso del crecimiento… Son más de cinco años que se presentó el Informe de la Comisión de la Verdad y estoy seguro que son pocos los que han leído, siquiera un resumen o las conclusiones, o el capítulo terrible sobre la violencia contra las mujeres. Mucho menos, interiorizado que lo terrible que pasó no fue gratuito, sino que refleja esas fracturas insondables de nuestra patria, aquellas que condicionaron la violencia terrible de esos años, pero que generan también lo que sigue sucediendo hoy a pesar de este barniz de eficiencia y modernidad con que nos hemos querido bañar en estos años: no sólo es la inequidad terrible que hace, por ejemplo que algunos reciban una educación de primera y otros no tengan sus maestros sino hasta la mitad de mayo por causa de ineficiencias burocráticas. Es esa manera de mirarnos, de desconfiar unos de otros, de escondernos entre muros, de levantar rejas y sembrar rompemuelles…

Hay que alegrarnos por Cecilia Llosa y por los triunfos de tantos peruanos y sobre todo peruanas en tiempos recientes (Sofía Mulanovich, las chicas del voley, entre otras). Pero alegrarnos por tantas y tantos peruanos que han seguido caminando y construyendo (re-construyendo) sus vidas a pesar de las ausencias y las cicatrices visibles e invisibles.

Me hizo recordar el poema que escribió mi amigo Pipo (Jorge Calle) sobre el tema de los desaparecidos allá por los años 80, y que me sigue resonando hoy:

¿ Quién ha pensado que nos duele tanto

este descoyuntamiento

para quedarnos marchitos, sin canción ni poesía ?

¡ Qué lo sepa ! … que se entere:

nos destrozan y gemimos en camino.

Mientras nos guarde, cabizbajo, el sacram­entado hermano

y se dibujen suspiros en los árboles

y se recojan atrevidos capullos maternales

y se pronuncie el rostro del forzado ausente,

no estaremos muertos, sino celebrando serena pascua.

Anuncios