¿Cielo o infierno? Por cual voy…

Posted on

“En el cielo de Dante sólo 11 personas cuentan su vida, y eso, brevemente: promedian 14 versos cada uno. En el Infierno, nomás Ugolino se llevó hasta 72 versos. Y lo más importante: estas historias no tienen mucho interés porque no hay lamentaciones. El Paraíso es querer exactamente lo que ya tienes.” Joan Acoccella. The New Yorker, setiembre 2007. Citado en Nexos.

http://ecamisanegra.blogspot.com/
Tomado de: http://ecamisanegra.blogspot.com/

El infierno suena más interesante, ¿no? Será por eso que algunos extranjeros se fascinan con Lima, con su tráfico perverso, con su bulla, sus contradicciones, sus playas nada paradisiacas pero con olas para surfear y frutos abundantes para hacer un buen cebiche o choritos a la chalaca; con los cerros pelados pero el colorido de sus calles, su música y su gente. Los que vivimos cotidianamente tal vez no tenemos el mismo entusiasmo, y soñamos a veces con prácticas más anglosajonas, más ordenadas, más ciudadanas. Pareciera pues que el infierno es entretenido cuando vas de turismo, como Dante bajando a los infiernos, pero esperando al final encontrarse con su Beatrice en otra parte… No estamos nunca satisfechos con lo propio, siempre estamos esperando algo distinto. Eso es lo humano, lo que nos hace salir a buscar lo diferente, el desierto para nuestra selva o la selva para nuestro desierto; el mar para nuestra cordillera o lo rural para nuestro urbano… “La vida está en otra parte” decía uno de los slogans de Mayo 68; sin embargo no hay más vida que la que tenemos a la mano porque vivir es estar cerca. Todos tenemos algo del infierno y del paraíso a la vuelta de la esquina. Hay que saber buscarlo y disfrutar de ambos….

Anuncios

Un comentario sobre “¿Cielo o infierno? Por cual voy…

    mabe arce escribió:
    1 febrero 2009 en 5:47 pm

    …pero existe una categoría intermedia, y esa es el limbo. Para Dante los seres más despreciables se encuentran allí, no el el infierno como podría suponerse. El limbo de los indefinidos, de los que no toman partido por nada, de los apáticos, de los mediocres, de los indiferentes. La verdad me quedo con mi infierno limeño, la eternidad es demasiado larga para andar pensando en ella desde ahora. Buen post!

Los comentarios están cerrados.